lunes, 7 de enero de 2013

IR HACIENDO

La primera necesidad es desaprender (Santos, 2000). 
Debemos abandonar el modelo de "educación industrial" o “de talla única" apostando por flexibilizar el diseño y la aplicación del curriculum, respetando a aquellos estudiantes que tengan diferente ritmo de aprendizaje (infradotación o sobredotación) e integrando a todas las sensibilidades, minorías o singularidades: culturales, étnicas, religiosas o lingüísticas. 
Por otra parte, ayudados de las nuevas tecnologías y de sus potentes herramientas (internet, redes sociales, plataformas digitales interactivas, etc.), necesitamos actualizar los estilos de enseñanza y apostar por el uso de nuevos procedimientos que sean menos directivos y que ayuden al niño a aprender por sí mismo. En el futuro, el docente valioso será aquel que sepa  invisibilizar su labor en pro de un mayor protagonismo de sus alumnos, aquel que consiga que éstos construyan s
u propia educación a partir de una mayor autonomía física, intelectual y moral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


NECESITAMOS DOCENTES DECENTES